Blockchain y modelos descentralizados en la gestión de la energía

04 Jun 18
Mónica Castro
one comments

Para comenzar, recordemos que todo proyecto vinculado a la tecnología blockchain -e independiente del área de donde provenga- define sus bases en un funcionamiento de tipo descentralizado que prescinde de intermediarios fuertes o administraciones centrales; que verifica y valida sus operaciones gracias a un software o programa que alerta de cualquier irregularidad garantizando de esta manera la seguridad del sistema y cuyas interacciones ocurren persona a persona, mediante una red de ordenadores que les permiten el intercambio directo de información.

En los proyectos blockchain asociados a la gestión eficiente de las energías – enfocada especialmente en las energías renovables- dichas características son también el eje que permite el desarrollo de diferentes proyectos, en los que adicionalmente aparece la figura del prosumidor, es decir, de un consumidor de energía que a la vez cuenta con los requerimientos necesarios para ser también un productor y por tanto un proveedor de la misma.

Entre los desarrollos que se encuentran actualmente en marcha encontramos la propuesta de creación de plataformas de distribución de energía al interior de comunidades, que funcionan de manera independiente de la red eléctrica nacional, tal como propone el proyecto holandés Spectral Energy. Este proyecto permite que se genere energía renovable a través de paneles solares y se intercambie sin restricciones entre sus miembros: por ejemplo, hace posible vender de un hogar a otro, remanentes de energía (de prosumidor a consumidor). Con este fin, Spectral Energy dispone además de un token llamado “Jouliette” cuyo objetivo es educar en el modelo de intercambio local de energía. Este sistema cuenta además con mapas de flujo de energía en tiempo real visualización de datos y sistemas de predicción de aprendizaje automático (IA), que permiten detectar in situ, errores, fallas, irregularidades y otros eventos de la red.

Por otra parte, hace posible los financiamientos colectivos para la implementación de energías renovables: es el caso de la plataforma Sun Exhange, a través de la cual se gestionan diferentes proyectos cuyo eje es desarrollar redes blockchain de distribución de energía solar en comunidades situadas en espacios geográficos de alta factibilidad. Estos proyectos se financian a través de la venta abierta de “células solares”, las que representan fragmentos de los paneles solares que serán instalados en cada iniciativa. Al completarse la venta de la totalidad de células solares, los proveedores de paneles llevan a cabo su instalación y a partir de esto se crea una red local de provisión de energía solar. Asimismo, quienes obtuvieron células solares en la primera etapa reciben pequeñas recompensas en la medida en que esta red comunitaria genera utilidades.

Asimismo, están presentes la promoción de soluciones que apuntan a los diferentes aspectos necesarios para el funcionamiento eficiente de los autos eléctricos: proyectos que como Oxygen buscan potenciar el uso de autos eléctricos de tecnología limpia en calles europeas; con esta finalidad se encuentran promoviendo la implementación de centros de carga (para lo cual se hizo una postulación abierta a quienes cumplieran los parámetros necesarios para funcionar como uno), unificados por una plataforma blockchain que entrega información en tiempo real, permite pagos automatizados, venta de energía no utilizada y recompensas por retrasar la carga de un auto en periodos de congestionamiento; entre sus objetivos se encuentran también fomentar la adopción de vehículos eléctricos autónomos para viajes de corta duración y bajo costo, que podrían eventualmente programarse como taxi, mientras su dueño no hace uso de él y volver a sus manos a una hora previamente determinada.

Otra de las gestiones de la energía que se encuentran en desarrollo es la que dice relación con el Internet de las Cosas (IoT), orientadas a reducir tanto el uso de la energía como su costo. En esta categoría encontramos el proyecto GRID+ que consiste en configurar un sistema compuesto por un Agente inteligente que se encarga de comprar y vender electricidad con las tarifas más económicas, una App telefónica que permite monitorear el uso de energía, realizar pagos y estar en una búsqueda constante de formas de ahorro de energía y un Monitor inteligente conectado de forma inhalámbrica al medidor de electricidad con el fin de obtener información en tiempo real. El Agente inteligente permitirá además tomar decisiones como apagar aparatos de funcionamiento eléctrico en momentos estratégicos con el fin de reducir los gastos asociados. Esta modalidad aplica también para prosumidores que cuenten con paneles solares y que deseen comprar energía cuando se encuentre a bajo precio y venderla cuando esté en alza, lo que podrán hacer de manera automática a través del Agente inteligente.

En Chile, la tecnología blockchain ha sido incorporada por la Comisión Nacional de Energía (CNE) como un notario digital que certifica la información pública que se publica en su Portal de datos. Más detalles sobre energía y blockchain en Chile en la entrada «Hacer de Chile la Fábrica mundial de energía».

 

1 Comment

  1. Hacer de Chile la “Fábrica mundial de energía” – Prosus Corp junio 7, 2018 at 3:12 pm Reply

    […] tal como vimos en un artículo anterior, una blockchain no sólo permite la certificación confiable y segura de datos, sino que hace […]

Leave A Comment